13.4.08

Estoy triste

Soy un partidario acérrimo del concepto 2.0. De las Wikis, de los catálogos sociales, de Second Life, de Facebook y Myspace, de Deli.cio.us, de Gmail, de todas estas cosas. Y creo que para el futuro de las bibliotecas esta idea es fundamental. Y veo que hay compañeros que ven esto como una especie de amenaza, como una rémora que se añadirá a su ya excesiva carga de trabajo.

Es una pena. Quizá sea un problema de la estructura de nuestras organizaciones. En ellas siempre se pide que se haga todo lo mejor posible y, si se puede, gastando la menor cantidad de dinero. Hay muchos aspectos de la Web 2.0 que cuestan muy poco y, sin embargo, hay compañeros que no parecen estar muy por la labor. Aún hay muchas personas demasiado aferradas a las ISBD, a la CDU y a cosas semejantes, personas que parecen no querer evolucionar, no ir con los tiempos y que no ven que las posibilidades tecnológicas de hoy en día no cuadran con la idea que algunos tienen de la disponibilidad de la información. No podemos seguir con unas normas que están basadas en la estructura que tenían las bases de datos a mediados de los años sesenta del siglo XX.

Es triste comprobar que ante las innovaciones, ante lo nuevo, haya personas que se enroquen, que digan que ya tienen demasiado trabajo, que no pueden asumir las novedades, que quieran seguir en lo antiguo, que renieguen de la tecnología, que no vean que lo nuevo sirve para mejorar el servicio que damos a los usuarios...

En fin, es triste que aún muchos de nosotros tengamos como máxima aspiración catalogar doce libros al día siguiendo escrupulosamente las ISBD y eligiendo el mejor encabezamiento de materia olvidándonos de que los actuales sistemas de recuperación de la información no dan importancia alguna a estos aspectos...

Todavía hay mucho retrógrado entre nosotros.

4 comentarios :

Daniel Gil Solés dijo...

Estoy de acuerdo contigo; comparto al 100% tu opinión. Volveremos a dejar escapar este tren; todavía en nuestra profesión hay personas con estructuras mentales ancladas en lo que aprendieron en la facultad.

Documentacio dijo...

Yo también estoy de acuerdo.

Creo que la solución es que los que creemos que es posible y deseable evolucionar empecemos a hacerlo nosotros mismos. Al final los que no quieren cambiar van a tener que seguir a los que hayan evolucionado para no desaparecer, no les quedará otra opción :-)

Cigarra dijo...

No te me pongas triste por esas cosas, Mixolidius, que la historia nos dará la razón. Y no solo la historia, sino también el futuro de mañana mismo. Y los que se anclen en el pasado se quedarán (los dejaremos) en la cuneta ¿que no?

Cristina dijo...

Siempre ha pasado, ante los cambios la gente se bloquea...

catalogar doce libros al día siguiendo escrupulosamente las ISBD y eligiendo el mejor encabezamiento de materia

Mucho antes de la web 2.0 ya se veía que así no vamos a ningún lado, la verdad. Con el inicio de los catálogos compartidos (CCUC, Rebiun, etc.), en el que se comparten esas tareas y después se pueden usar por parte del resto de bibliotecas y bibliotecarios, es absurdo que se le dé tanta importanci a la pulcra y perfecta catalogación...A estas alturas de la peli, con los buscadores actuales, esa pérdida de tiempo es totalmente ilógica.