4.7.05

Fetichismo musical


Antes de empezar, quiero decir que mi intención es alternar asuntos: música, bibliotecas/libros, trenes, lo que sea... Para que la cosa sea lo menos monótona posible. Empecemos por la música.

Yo me defino como un audiófilo, nunca como un melómano (palabra que no me gusta y además me suena mal, qué le vamos a hacer). Un audiófilo y un fetichista musical: nunca me deshago de los discos que compro. En mis primeras etapas de comprador de discos me ocurrió lo que a mucha gente: equiparaba "Karajan" y "Deutsche Grammophon" con "calidad indiscutible" y lo que ahora bobamente se llama "referencias absolutas". Por eso me compré la Misa en si menor de Bach por Karajan, Turandot por Karajan (sí, esa en la que Plácido Domingo no llega en el "ti voglio ardente...") y otras caquillas por las que ahora no daría un real. Y sin embargo, no puedo deshacerme de ellas (envidio a los que montan mercadillos, pardiez).

El fetichismo tiene otro aspecto, en el que creo que aún no he caído. El de las "piezas de coleccionista" por las que algunos pagan lo que sea. Quizá el caso más claro de los que conozco sea el que encabeza este artículo. Por esa Sinfonía lírica de Alexander von Zemlinsky (1871-1942), grabada en 1981 e interpretada por Julia Varady y Dietrich Fischer-Dieskau, con Lorin Maazel dirigiendo la Filarmónica de Berlín hay quien paga cantidades desorbitadas en tiendas especializadas y subastas de Internet. Es un disco cuyo sello no tiene la más mínima intención de reeditar porque no es rentable. ¿Verdaderamente merece la pena? Ya os lo diré. Lo he encargado a una tienda alemana, en vinilo (que sonará mejor). Total, han sido 18,50 eurines de nada. Ñec, ñec, ñec...

4 comentarios :

Srta Pepis dijo...

Encantada de tener otra bitácora sobre temas interesantes; además con la garantía de que estará escrita en castellano correcto, que no es poco.
Cuenta con la señorita Pepis como contertulia.
Por cierto, comunico a los "Beethovenianos" que el 24 de septiembre, Dios menguante, la Orquesta Sinfónica Chamartín y el coro Talía, (entre cuyos participantes me precio de cantar, o algo así), interpretarán la 9ª de don Ludwig, cosa que comunico a ustedes, por si quieren asistir. Será el sábado 24/09/05 a las 22 h. en el Auditorio Nacional.
Y este lunes próximo, dia 11 de Julio, el mismo coro, pero sin orquesta interpretará un concierto de programa variado y apetecible, en el Auditorio Alfredo Kraus, que se encuentra en la Glorieta de la Pradera de las Vaquerizas, al Norte me Mirasierra, entre la estación de metro de Lacoma y la de tren de Pitis. O sea, donde da la vuelta el aire, antes de meterse en el Monte del Pardo. Pero es un Auditorio muy bonito, la entrada es gratis y será a las 20,30 horas. Me encantará verlos por allí. Besitos

Mixolidius dijo...

Me encantaría, como vuesa merced sabe, pero me temo que a esas horas de ese día la euforia etílica me impediría asistir en condiciones a tan magno acontecimiento (Dios menguante, espero estar celebrando mi cumpleaños).

Por cierto, muchas gracias por pasarle a quien Vd. sabe la partitura. ¡Hay que ver lo que me gusta mirar esas garrapatitas que corren sobre cinco líneas!

Alkazaba dijo...

Yo si que soy algo fetichista de los vinilos. Al final pude completar en LP una coleccíón de la discografía de Mike Oldfield en ediciones algo raras (originales del UK, prensajes especiales, cuadrafónicos, maxi-singles)... y con la clásica algo tambien parecido me pasa, pues la escucha de un vinilo en buen estado me sigue produciendo un gran placer auditivo, no sé muy bien explicarlo, pero en general produce menos fatiga auditiva.

De estos últimos, tengo especial debilidad por ediciones originales de Decca ya sea en mono (FFRR) o estéreo (FFSS) que se oyen de miedo. También la Decca tuvo un sistema muy novedoso en su época (años 60, grabaciones en master de 20 pistas!!) llamado Phase 4, de esos tengo un Sheherazade antológico por Stokowsky y una sinfonía "Del Nuevo Mundo" por Antal Dorati que está muy bien. Sonido espectacular y algo artificial.

Me tientan nuevo mucho los nuevos prensajes, tal cual las normas de fabricación de su época, que saca la firma alemana "Speakerscorners", tienen cosas de Decca, Mercury y DG, pero valen 30 euros cada Lp, asi que por ahora... paso.

Antonio

Mixolidius dijo...

Por cierto, acabo de recibir sin novedad el LP de Zemlinsky/Maazel. ¡Qué bonito es el puñetero!